anuncio

martes, 5 de septiembre de 2017

FAMILIA, LUGAR DE PERDÓN...

No existe familia perfecta. 
No tenemos padres perfectos, 
no somos perfectos, 
no nos casamos con una persona perfecta, 
ni tenemos hijos perfectos. 
Tenemos quejas unos de otros. 
Nos decepcionamos los unos a los otros. 

Por lo tanto, no existe un matrimonio saludable ni familia saludable sin el ejercicio del perdón. El perdón es vital para nuestra salud emocional y sobrevivencia espiritual. Sin el perdón, la familia se convierte en un escenario de conflictos y un cúmulo de agravios. Sin el perdón la familia se enferma. El perdón es la esterilización del alma, la limpieza de la mente y la liberación del corazón. Quien no perdona no tiene paz en el alma ni comunión con Dios. 

La amargura es un veneno que intoxica y mata. Guardar amargura en el corazón es un gesto autodestructivo. Es autofagia. Quien no perdona enferma físicamente, emocionalmente y espiritualmente. 

Es por eso que la familia tiene que ser un lugar de vida y no de muerte; territorio de curación y no de enfermedad; sitio de perdón y no de culpa. 

El perdón trae alegría donde un dolor produjo tristeza; y curación, donde la amargura ha causado enfermedad.

Papa Francisco

Si te gustó, compártelo con las familias que conozcas. Nunca sabemos en que familia se puede estar desarrollando una guerra interna que siembra amargura en los corazones de quienes la libran, merma la posibilidad de mejorar unos con otros y demostrar amor.

Gracias a Xenia por compartirnos tan bella imagen.
Que tengas un maravilloso día y una espléndida semana!

martes, 25 de julio de 2017

Héroes Anónimos de la Basura

Hace un tiempo atrás, publicaron en la redes sociales una historia sobre un trabajador del servicio de recolección de basura, que en realidad me impresionó, y desde entonces he querido comentar al respecto. Aquí les dejo la historia y mas abajo, mi reflexión.

Soy trabajador recolector de basura. Ayer me clavé una jeringa en mi mano cuando quise recoger una bolsa. Días anteriores encontré una bolsa llena de espinas que de milagro no me pasó nada. A veces pienso. Como la gente nos ve? Que pensarán de nosotros? O que se les cruza por la cabeza a la hora de dejar estas cosas en la basura.
Lamentablemente la peor parte me la llevé yo, que durante un año debo hacerme análisis de sangre. No dejemos las cosas por dejar, si usaste una jeringa déjala dentro de una botella, si vas a tirar vidrio, déjalo dentro de una caja o envuelto en diario. Si vas a tirar una bolsa llena de ramas con espinas escribe un cartelito, si llueve tapa tus tambos ya que se ponen muy pesados. No dejes que se rompan las bolsas. No somos cualquier cosa como muchos piensan, somos seres humanos, también tenemos familia que nos esperan, hijos que quieren vernos, después de largas jornadas de trabajo. Somos igual que ustedes! Corremos muchos riesgos por recoger la basura día a día.

Esta historia nos recuerda que detrás de cada servicio que usamos, se encuentran seres humanos de carne y hueso como nosotros, que pueden ser afectados por la forma como nosotros manejamos las cosas.

Es cierto que cuando vamos a echar desechos a la basura (llámese tinaco o basurero), no pensamos mucho al respecto de como se debe disponer de ella, no por falta de consciencia o por mala intención,   sino porque no hemos crecido pendiente de cosas como estas. Yo misma soy de las que cuando debo botar vidrios rotos, los envuelvo en papel periódico y luego meto éste dentro de una bolsa, antes de echarlo a la basura; pero no pensando en los señores que recogen la basura, sino mas bien, por consideración con la persona que saca la bolsa de basura de mi casa, para que no vaya a cortarse.

Este testimonio me ha hecho recapacitar en cuanto a la forma como debemos disponer de ciertos desechos peligrosos para quienes manipulan las bolsas de basura, que en resumidas cuentas, son hombres y mujeres que proporcionan un servicio invaluable, manteniendo limpia nuestra ciudad, y que realizan su labor con sol, con lluvia, sin importar el clima y a cualquier hora del día, cuando así se les indique.

Tenemos que generar conciencia y cultura de consideración hacia el prójimo. Tener cuidado de como echamos a nuestros basureros, las latas con bordes filosos, vidrios rotos, agujas e inyecciones, y cualquier otra cosa que pueda resultar un peligro para los que manipulan la basura. Hay que disponer de estos materiales dentro de otros envases que eviten que se salgan y puedan lastimar a alguien. Quienes utilizan aguas hipodérmicas con frecuencia (para diabetes, alergia u otros tratamientos), deberíamos desecharlas siempre en un envase grande como un galón de leche o botella de vino, y echarla a la basura, cuando el recipiente esté lleno, en lugar de botar una inyección diaria o semanal, lo que incrementa el riesgo de causar daño a otros.

De igual forma, si tenemos la necesidad de botar algún objeto filoso o puntiagudo, como un cuchillo viejo u oxidado, alguna herramienta que ya no sirve (martillo, destornillador), etc., deberíamos tener el mismo cuidado de envolverlo en papel periódico o echarlo dentro de otro envase grande para que no pueda ser palpado directamente, evitando posibles heridas a los trabajadores de la recolección de basura.

También podríamos considerar la posibilidad de reciclar, evitando echar muchas cosas a la basura, como botellas de plástico, frascos de vidrio, latas, basura electrónica, papel y cartón. Esta acción disminuiría la cantidad de basura que generamos, disminuyendo la posibilidad de lastimarse al manipular la basura, y además, ayudaría a mantener mas limpio el medio ambiente y por ende, la ciudad.

Si tienes alguna otra idea para evitar posibles heridas relacionadas con la basura, déjanos tu comentario y así todos nos beneficiamos y seguimos aprendiendo.

Mil Bendiciones,

sábado, 13 de mayo de 2017

Articulos relacionados

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...